RESERVA AHORA

Biar

Biar
A poco que se acerque a Biar desde cualquier procedencia, el Castillo impone su presencia sobre el valle enclavado en la cabecera del Río Vinalopó, acotado por el norte por la Sierra de Mariola y la Fontanella y, por el sur, por la Peña Rubia. Biar es un típico pueblo de interior y de montaña que conserva un urbanismo insólito y geométrico alrededor de su castillo. Bajando desde el castillo hasta la plaza del Ayuntamiento, se cruza el casco antiguo, conservado y bien rehabilitado, lleno de fuentes y de escaleras. En la plaza del Ayuntamiento se encuentra la Iglesia gótico renacentista dedicada a la Asunción de la Virgen, con portada de estilo plateresco y de recomendada visita. Disfruta de un entorno de fértil naturaleza que lo abre a todo tipo de posibilidades para excursionistas, con zonas recreativas y de acampada bien acondicionadas. El otro gran atractivo de Biar reside en la belleza paisajística que le aportan las montañas colindantes pobladas de vegetación –prácticamente la mitad del término municipal es forestal– con bosque mediterráneo y abundancia de plantas aromáticas. A ello, se unen las ramblas, barrancos o alturas de indescriptibles panorámicas como el Reconco (1206 m), el Cabezo Gros (1601 m) o El Frare (1042 m).

Biar

A poco que se acerque a Biar desde cualquier procedencia, el Castillo impone su presencia sobre el valle enclavado en la cabecera del Río Vinalopó, acotado por el norte por la Sierra de Mariola y la Fontanella y, por el sur, por la Peña Rubia. Biar es un típico pueblo de interior y de montaña que conserva un urbanismo insólito y geométrico alrededor de su castillo. Bajando desde el castillo hasta la plaza del Ayuntamiento, se cruza el casco antiguo, conservado y bien rehabilitado, lleno de fuentes y de escaleras. En la plaza del Ayuntamiento se encuentra la Iglesia gótico renacentista dedicada a la Asunción de la Virgen, con portada de estilo plateresco y de recomendada visita.

Disfruta de un entorno de fértil naturaleza que lo abre a todo tipo de posibilidades para excursionistas, con zonas recreativas y de acampada bien acondicionadas.

El otro gran atractivo de Biar reside en la belleza paisajística que le aportan las montañas colindantes pobladas de vegetación –prácticamente la mitad del término municipal es forestal– con bosque mediterráneo y abundancia de plantas aromáticas. A ello, se unen las ramblas, barrancos o alturas de indescriptibles panorámicas como el Reconco (1206 m), el Cabezo Gros (1601 m) o El Frare (1042 m).